Una escapada enogastronómica a Alentejo

0
18
escapada enogastronómica a Alentejo

escapada enogastronómica a AlentejoLa primavera invita a una escapada enogastronómica a Alentejo, la región portuguesa situada entre el río Tajo y el Algarve que conserva su carácter rural entre hermosos paisajes y atractivos arqueológicos o monumentales. También, una cocina basada en el producto autóctono —para muchos, la más auténtica de Portugal— que evoluciona y se mantiene fiel a su identidad, desde las migas hasta los gazpachos y con un lugar destacado para los pescados y mariscos de la costa. Se pueden apreciar los sabores costeros de siempre en la Tasca do Celso, en Vila Nova de Milfontes, de ambiente rústico y con una magnífica carta de vinos. El restaurante del hotel Casa do Parque, en el centro histórico de Castelo de Vide, es uno de los grandes referentes gastronómicos de la zona, con especialidades como el arroz con liebre, las carnes al sarapatel o la sopa dorada. En la capital de la región, el Café Alentejo mantiene vivo el ambiente de una taberna de mediados del siglo XX, con una buena colección de vinos alentejanos para acompañar los embutidos y quesos autóctonos.

La escapada enogastronómica a Alentejo gira también en torno a 22 mil hectáreas de viñedo y 260 productores de vino agrupados en ocho denominaciones de origen: Portalegre, Borba, Redondo, Reguengos, Vidigueira, Évora, Granja-Amareleja y Moura. La Quinta do Quetzal [imagen destacada] conserva la bodega romana más antigua de la Península Ibérica y mantiene antiguas tradiciones vinícolas sin menoscabo de su restaurante, su tienda y su centro de arte contemporáneo en un edificio moderno. También se puede visitar Herdade Sao Miguel, en la provincia de Redondo, que organiza tours por la bodega con maridaje de tapas o snacks y sus distintos vinos. La Adega Ervideira, con más de 150 hectáreas de viñedo y tiendas en Évora, Monsaraz y Albufeira, elabora vino desde 1880: la visita a la bodega nos transporta a la historia de los vinos de Alentejo. Un buen campamento base para la escapada enogastronómica a Alentejo es Horta do Moura, un bonito hotel rural en el entorno medieval de Monsaraz, con un programa enoturístico que incluye visitas a bodegas de la zona.

FOTOS de Gonçalo Villaverde, AR, ASP y Marco Moretti

Más sobre gastronomía portuguesa:
. LISBOA. La cocina portuguesa emerge