Fondillón Azorín 1968: ¿Un vaso de vino, don José?

0
903
Fondillón Azorín

El exclusivo fondillón Azorín 1968 es el lanzamiento de Bodegas Monóvar para conmemorar el cincuenta aniversario de la muerte del literato que más ha escrito, entre muchos otros, sobre el ilustre generoso de la DO Alicante.

Rincones y eventos de medio mundo, desde Pamplona hasta La Habana, se convirtieron en destino turístico por obra y gracia de Ernest Hemingway y algo parecido han hecho otros escritores, libros, películas… o vinos. Entonces ¿por qué no pensar en Azorín y el fondillón para apostar por el turismo enoliterario en un ámbito como el de la DO Alicante, donde no falta ni ciencia ni experiencia en ese terreno? Se van viendo gestos. Por ejemplo, la botella que el Consejo Regulador le entregó al equipo español de la Ocean Race para que el fondillón le dé la vuelta al mundo como ya lo hizo con la expedición de Magallanes: hay que alimentar la épica.

Fondillón AzorínY la literaria: ahí está el exclusivo fondillón Azorín 1968 que ha lanzado Bodegas Monóvar para conmemorar el cincuenta aniversario de la muerte del escritor. Son 500 botellas (a unos 300 €) de esa añada, envejecida en un tonel que los Poveda le compraron a la familia de José Martínez Ruiz en 1947. Es un vino de extraordinaria complejidad aromática —una sinfonía de frutas secas y frutos secos entre notas de madera elegantemente barnizada, con ese recuerdo como de azúcar espolvoreada sobre una ensaimada recién salida del horno— y de una adorable empatía en la boca. Marida con turrones y chocolates hasta que la muerte los separe, pero también con salazones o quesos, porque es más suave que dulce y no resulta empalagoso para nada.

La presentación misma es otra obra de arte. Va en una botella del modelo “tortuga” —nombre que evoca a los siete mares— cuyo diseño está basado en las preferidas por su estabilidad para la navegación transoceánica de hace siglos y que se ha producido expresamente en Italia a partir de un molde bicentenario. Como etiqueta, lleva atado con un cordel un librito de doce páginas, obra del diseñador Toni Bru, con imágenes y textos de Azorín sobre el fondillón, además del recibo de la compraventa de aquel tonel del 47.

Fondillón AzorínEl lanzamiento del fondillón Azorín 1968 representa además un paso estratégico para Bodegas Monóvar, la empresa creada en 2015 por MG Wines Group, bajo la presidencia de Luis Miñano, a partir del legado de la familia Poveda. Tiene como emblema destacado al vino rancio de monastrell que durante 5 siglos se ha codeado en los salones más nobles del mundo con los grandes generosos de Oporto, Madeira o Jerez. Los Poveda resucitaron al fondillón en 1976 —tras medio siglo de olvido— y Bodegas Monóvar elabora la mitad —seguramente, las mejores— del total de 12 mil botellas que salen al año de toda la DO Alicante. Junto a su actual referencia en el mercado —Fondillón Gran Reserva 1996, a unos 72 euros—, abre una nueva línea de fondillones de lujo con el Azorín 1968 y próximamente lanzará uno de 1930 a unos 800 euros.

Más sobre Bodegas Monóvar:
. Riesling: la ‘vitis germanica’ regresa al Mediterráneo

Y otro artículo sobre vino:
. Vinos del futuro que se inventaron en el pasado