EL PRIMER BOCADO. Aprender a relacionarse con la comida

0
317

BEE WILSON, TURNER PUBLICACIONES (2016). Atenerse a unos horarios para comer, gestionar las sensaciones de hambre y saciedad o probar alimentos que uno no ha comido nunca son cosas que cuesta enseñarle a un niño, pero muchos padres lo intentan y algunos lo consiguen. Por lo tanto, es algo que se aprende y cualquiera está a tiempo si no lo hizo cuando era pequeño. La actitud —más que los condicionantes genéticos o biológicos— está en la base de las alegrías y las penas que nos proporciona la comida: la relación de un 70% de la población con ella es problemática —al menos, visto desde EEUU—, aunque sólo sea en forma de sobrepeso. Esta reputada escritora gastronómica norteamericana propone una visión sensata, sugerente y rigurosa —basada en lo que hemos aprendido y lo que podemos aprender— en la era de la obsesión por los superalimentos y las dietas milagro: un cisne entre patos en los estantes de las librerías reales o virtuales.

el-primer-bocado-diario-de-un-glotonEnsayo
384 páginas
24 €