BACIRA (Madrid). Japomediterráneo y bibgourmand

0
511

CASTILLO, 16. TEL.: 918 664 030. Bacira abrió hace un par de años con una propuesta de fusión gastronómica a bajo precio que se ha visto refrendada por la Michelin: ahora es japomediterráneo y bibgourmand, con el reconocimiento de ese distintivo que la guía roja asigna a los restaurantes destacados por su relación calidad-precio. O sea, que no iban desencaminados estos tres cocineros que apostaron por una cocina innovadora y creativa a precio asequible. Gabriel Zapata vino en 2006 de Chile, donde conoció la gastronomía japonesa, y trabajó como sushiman en Wasabi y Sushi House (Mallorca) o en Nikkei 225 y Distrito 728 (Madrid). En el currículum de Vicente de la Red figuran restaurantes como El Celler de can Roca, Aponiente, Viridiana, Kabuki o Nikkei 225. Carlos Langreo pasó por La Maruca, Martinete, 99 Sushi Bar y Nikkei 225.

carlos-langreo-vicente-de-la-red-y-gabriel-zapata-diario-de-un-glotonEn Bacira, lo japomediterráneo y bibgourmand incluye guiños a otras cocinas del mundo. Conviven en platos como las sardinas ahumadas con ajoblanco de coco, higos, uvas y PX, el esturión ahumado con huevas de mújol, crema de lemon grass y cebolleta, el mollete japonés de mollejas de ternera con chimichurri, menta, pepino y ají amarillo o los callos con ají panca y curry. Algunos imprescindibles son el tiradito de dorada con vieiras de la Patagonia y salsa huancaína, el ravioli de morcilla con piñones, manzana y salsa de pimientos del piquillo con kimuchi o las albóndigas de rabo de toro con puré especiado de patata. Entre las sugerencias del día puede aparecer el tiradito de langostinos tigre con ikura, berberechos, ajo negro y cigala con ponzu de yuzu, las croquetas thai de mejillón con cebolla encurtida, el lomo a la parrilla con salsa de hierbas andinas y tomate seco en pan de brioche o las alcachofas a la plancha con foie, sésamo garrapiñado y espuma de sésamo. De postres, la tarta de queso con helado de calabaza asada, pan de especias y rocas de cúrcuma o la adaptación del gintónic de Hendricks: gelatina de tónica y ginebra, esponja de pepino, helado de piel de limón y granizado de pepino.

La decoración combina elementos originarios del edificio —las columnas, el sistema de incendios visto, los azulejos— con detalles actuales, como las bombillas lámpara o el mobiliario. El espacio está presidido por una gran bobina de madera convertida en mesa y la otra gran protagonista es la barra, donde también se puede comer. Bacira está en el castizo barrio de Chamberí.

A la carta, desde 28 €
Abre todos los días