Seis vinos blancos complejos, longevos y gastronómicos

0
65
vinos blancos complejos

Seis vinos blancos complejos, longevos y gastronómicos nos sumergen de lleno en el otoño, de la misma manera que otros cinco jóvenes y desenfadados nos permitían hace poco prolongar el verano. Godello, tempranillo blanco, maturana blanca, chardonnay-albariño-xarel·lo, macabeo-parellada o moscatel… con crianza.

El “ciclohome” recorría Galicia en bicicleta buscando los mejores vinos para mandarlos al Vaticano desde el Monasterio de San Clodio. Con una perspectiva actual, el proyecto Auténticos Viñadores selecciona Vinos de Terroir como Ciclohome, un godello delicado, elegante, sabroso y especiado de la DO Ribeiro cuya primera añada —2016— ha pasado 18 meses en depósito con sus lías. Unos 18 €.

La Mateo es la gama más personal de una saga con siglo y medio de arraigo en el viñedo riojano. Incluye un tempranillo blanco, la mutación albina de la cepa tinta más arraigada en la Rioja que la DOC reconoció en 2009. Completa su fermentación en barricas nuevas de roble francés y americano, donde permanece 6 meses con sus lías para perfilar una compleja elegancia frutal, floral y láctea. Unos 25 €.

La maturana blanca es otra de las variedades que les han dado un nuevo aire a los blancos de la DOC Rioja y el de la gama Vinos Singulares de Viña Pomal, una de sus mejores expresiones. Fermenta en barricas americanas y permanece en ellas durante 3 meses con sus lías antes de pasar otros 4 en roble francés: un vino de aromas cítricos, frutales y tostados, fresco y equilibrado en la boca. Unos 30 €.

El Niu de la Cigonya ensambla la internacional chardonnay, la gallega albariño y la catalana xarel·lo, aclimatadas en parcelas singulares del inmenso viñedo de Raimat, en Costers del Segre. Tras 4 meses en contacto con sus lías y 9 de crianza en roble francés, el coupage de cepas tan dispares armoniza sus diferentes estilos en un vino frutal y fresco con una sutil integración de la madera. Unos 13 €.

En la Abadia de Poblet manda el carisma de un centenario viñedo de macabeo y parellada vinculado a una viticultura y una enología de tradición monacal. La bodega de la Conca de Barberà que fue de la Orden del Císter elabora su blanco desde el respeto al terroir en el más amplio sentido de la palabra: un par de meses con el habitual removido de lías finas y una comedida crianza estática. Unos 18 €.

Marina Alta Colección nació el año pasado, en el 25º aniversario del popular vino de Bocopa, para ir más allá en su innovadora interpretación del moscatel de la comarca y lanza ahora su segunda añada. La sofisticada crianza en cubas ovoides, barricas y tinajas le aporta complejidad y volumen a la exuberancia frutal y floral de la variedad blanca emblemática de la DO Alicante. Unos 12 €.