Arròs Dénia, de interés socioturístico y medioambiental

0
104

Arròs Dénia es la marca de El Rincón del Rosario, una finca que aspira a convertirse en foco de atracción de visitantes hacia el interior de La Marina Alta y de recuperación en la zona de aves como el águila pescadora, además de distribuir en la alta restauración sus propias cosechas de bomba y bombón.

Por si le faltaba algo a la capital de La Marina Alta, gastronómicamente hablando, ya hay un arroz cultivado en su término municipal y comercializado bajo la marca Arròs Dénia. Procede de la finca El Rincón del Rosario, con 254 hectáreas entre los términos de Dénia —un 60%—, Oliva —el 35— y El Verger. Sus promotores son miembros de una familia valenciana arraigada en la comarca y en el cultivo del arroz que son también los artífices de los vinos Dehesa de Luna, en Castilla – La Mancha, o los jamones Puro Extrem, en Extremadura. Según ellos, se trata de la finca arrocera más grande de la Comunitat Valenciana. El 85% de su superficie se destina desde 2014 a ese cultivo, después de una larga historia de dedicación forrajera o forestal —a la hortaliza o los cítricos, en épocas más recientes— que se remonta a 1859.

Arròs DéniaEl suelo de turba —hasta un 30% de materia orgánica— y los afloramientos de agua subterránea propios de La Marjal —con distintos grados de salinidad cada uno, cosa que complica aún más las cosas— dificultaron en el pasado la práctica de otros cultivos, pero resultan adecuados para el del arroz, sobre todo, de las variedades bomba y bombón, que son las elegidas para Arròs Dénia. Sus promotores reivindican como genuinamente autóctono el bomba —la variedad de arroz más antigua entre las que se siguen cultivando— y no hace mucho hablábamos de la recuperación del bombón —olvidado durante medio siglo— a partir de unos granos conservados en el IVIA desde 1932. Culinariamente, se parece mucho al bomba característico de La Marjal, que es ligeramente más pequeño y menos blanco que los de otros lugares, tiene una cocción apenas más larga que los demás y se diferencia claramente de los arroces redondos habituales en el campo valenciano por su mayor resistencia —tarda más en pasarse— y su menor absorción de sabor. Arròs Dénia se dirige, sobre todo, a la alta restauración.

Arròs DéniaEl Rincón del Rosario se presenta, además, como un proyecto de interés agroturístico y medioambiental. El portavoz de la familia, Curro Ruiz de la Torre, recuerda la bandada de flamencos que acudió a la finca cuando comenzaron a anegarla y espera que también se convierta en un foco de atracción de visitantes hacia el interior de la comarca, para lo que esperan dotarla pronto de un centro de interpretación que facilite su visita. Entre otros proyectos, han puesto en marcha un plan de recuperación en la zona de aves como el águila pescadora. En El Rincón del Rosario se plantará también quinoa, por su idoneidad para la rotación de cultivos que agronómicamente requiere el bomba y no tanto por ser el superalimento de moda.