Las burbujas no son sólo para Navidad

0
32

Los vinos espumosos de calidad se consumen sobre todo durante las celebraciones que rodean a la Navidad, pero se desenvuelven brillantemente en cualquier contexto: acompañando un menú gastronómico, tomando una copa porque sí… Jean Milan, Raventós i Blanc o Vardon Kennett nos dan tres buenos ejemplos.

Jean Milan
Maison Milan
AOC Champagne
Chardonnay
Alcohol: 12%
PVP: unos 27 €
Dehesa de Luna se ha hecho cargo de la importación exclusiva para España de este champagne de corte desenfadado y contemporáneo, elaborado, sin embargo, por una familia con un arraigo que se remonta a 1864 en el viñedo del municipio de Oger, en el corazón de la región de Champagne. Con el nombre del creador de la saga y el del cabeza de familia de la quinta generación, este Jean Milan Brut se creó para celebrar el nuevo milenio y en lo que va de siglo se ha consolidado como emblema de la casa, junto con el Rosé y el exclusivo Terres de Noël que importa también Dehesa de Luna. Es un “blanc de blancs” —elaborado sólo con uvas blancas, es decir, con chardonnay— procedente de un ensamblaje de las cosechas de 2012 y 2013 que ha permanecido cuatro años en la botella sin perder un ápice de su carácter alegre y versátil, fresco y frutal, ideal para brindar y para acompañar tanto un ágape festivo como un cóctel desenfadado.

De la Finca 2015
Raventós i Blanc
Sant Sadurní d’Anoia (sin DO)
Xarel·lo (50%), macabeo (31) y parellada
Alcohol: 12%
PVP: unos 22 €
Raventós i Blanc es parte de una saga que se reivindica como la más antigua de España —como una de las cinco más veteranas del mundo— en cuanto a su documentada dedicación a la viticultura desde 1497 y como la primera que, en 1872, elaboró espumosos en El Penedés. En 2012 dejaron la DO Cava, de la que fueron cofundadores, en pos de un ideal de calidad y de autenticidad que sueña con la creación de una DO Conca del Riu Anoia como valedora de unos espumosos capaces de desmarcarse de la imagen de sucedáneo del champagne que, según ellos, se ha granjeado el cava en los mercados internacionales. Frente a la frutosidad del espumoso francés, los de Raventós i Blanc se caracterizan por una mineralidad que está bien presente en el De la Finca 2015 —uno de los vinos emblemáticos de su gama, con 30 meses de crianza en rima— sin menoscabo de las elegantes notas cítricas, florales o reposteras. En boca es elegante, fresco y cremoso, con un carbónico muy bien integrado.

Esplendor 2013
Celler Vardon Kennett
Alt Penedés (sin DO)
Pinot noir, chardonnay y xarel·lo
Alcohol: 12%
PVP: unos 34 €
Torres se hizo célebre por sus vinos y su brandy desde una comarca célebre por sus espumosos: El Penedés. La familia se ha mantenido al margen de ese casimonocultivo —aunque elabora un espumoso, el Estelado Rosé, en Chile— hasta que hace un par de años lanzó este Cuvée Esplendor de Vardon Kennett 2013, procedente de una finca del Alt Penedés que los Torres han puesto en valor también emocionalmente, como han hecho con otras. Allí se estableció Daniel Vardon Kennett, un comerciante inglés del XIX que se enamoró de Cataluña, de sus viñedos y de una de sus ciudadanas. A más de 500 metros de altitud, se daban las condiciones para elaborar un espumoso tan elegante como este. Esperando el lanzamiento de la siguiente cosecha, Esplendor 2013 gana finura y equilibrio en la botella. Método tradicional, coupage champañés con algo de xarel·lo, fermentación en barrica y maloláctica, 30 meses en rima, extra brut, frutal, con volumen… Un espumoso de altura.