CASA MONTAÑA (València). A compartir tocan

0
489
Casa Montaña

Casa MontañaJOSÉ BENLLIURE, 69. TEL.: 963 672 314. Casa Montaña no es, ahora mismo, una bodega —lo fue, en el sentido de despacho de vinos donde había graneles para llevar y chatos para tomar con unos cacahuetes o unos altramuces—, ni tampoco un bar, ni un restaurante… Casa Montaña es, ahora mismo, un santuario. Lo es en cuanto a lugar de peregrinación de turistas —de larga o de corta estancia, con mayoría de extranjeros entre la clientela— ávidos de una autenticidad sobre la que les informan guías y prescriptores. También abundan los indígenas deseosos de rememorar la València de barrio que pervive en los viejos toneles de vermut o de mistela, en la barra de mármol, en la atmósfera casi bicentenaria y en una propuesta culinaria a base de tapas.

Sus habas estofadas son también de las que recomiendan guías y prescriptores —con toda la razón del mundo— y no se quedan atrás el atún marinado, la brandada de bacalao, las clòtxinas, las anchoas, el jamón, los pimientos del piquillo rellenos, las patatas bravas o el solomillo de vaca trinchado con ajos tiernos: lo suyo es compartir los platos con un espíritu social y genuinamente tabernario.

Casa MontañaOtra seña de identidad de Casa Montaña es el vino. En su carta hay más de cuatrocientas referencias —la mitad, de la Comunitat Valenciana— y el propio Emiliano García, que convoca catas y seminarios regularmente, elabora en su Requena natal un magnífico bobal. En 1994 se hizo cargo de este entrañable local del Cabanyal-Canyamelar abierto en 1836, para convertirlo también en un santuario de todas las causas del barrio, en punto de encuentro de intelectuales y artistas, en modelo de compromiso con la cultura y la vida ciudadana. En 2006 se incorporó su hijo Alejandro.

A la carta, desde 26 €. Menú, 30 €
Cierra los domingos por la noche

Otras opciones en València:
· EL BRESSOL. Producto, minimalismo, servicio
· LIENZO. Riesgos rigurosamente calculados
· KARAK. Las razones de Rakel Cernicharo
· VERTICAL. Gran cocina a la vista