La ruta del helado artesano en las Islas Baleares

0
554
helado artesano en las Islas Baleares

La ruta del helado artesano en las Islas Baleares está salpicada de establecimientos que elaboran sus recetas tradicionales después de varias generaciones —llegadas muchas de ellas de distintos puntos de la península— y que también incorporan nuevas fórmulas o sabores.

MALLORCA

helado artesano en las Islas BalearesCan Miquel, en cuyo local originario no había ni sitio donde sentarse, es uno de los referentes del helado artesano en las Islas Baleares desde 1979, cuando Miguel Solivellas y su mujer Apolonia Vallori apostaron por aunar tienda y obrador en un mismo lugar. Hoy está al frente su hija Teresa. Tienen helados hechos con crema elaborada a partir de leche fresca y frutas de la isla, como los higos chumbos o los higos coll de dama —además de caqui o granada—, y otros de infusiones de menta, romero o albahaca, además de quince variedades de chocolate e incluso de trempó, gambas de Sóller o queso mahonés.

Sa Fàbrica de Gelats, fundada en 1994, recoge la tradición artesana del helado y se puede visitar. Tiene diferentes puntos de venta en Sóller, el Port de Sóller y en la plaça de Cort de Palma. Entre sus cuarenta especialidades destaca el helado de naranja [en la imagen destacada], que transporta a los campos de Sóller.

helado artesano en las Islas BalearesCan Joan de s’Aigo es un horno famoso por sus ensaimadas, pero sus helados artesanos de vainilla, avellana, chocolate, fresones o cava no se quedan atrás. El primero que elaboraron fue el de almendra, según una receta de hace 300 años.

MENORCA

Sa Gelateria está en la plaza de la Catedral de Ciutadella y es la única heladería que elabora el figat, a base de mermelada de higos menorquines, o el helado de mora abatzer de la isla. Eduard Eroles y Maria Jesús Martín abrieron este local en 1982 y apostaron desde el principio por los productos menorquines: miel, leche fresca de vaca… La estrella de su carta es el gin con limonada.

helado artesano en las Islas BalearesCan Sintes tiene como especialidad el 57, que combina pastelería y heladería con cuatro sabores —biscuit, bizcocho, canela, café— recubiertos de chocolate y con corazón de licor. Tiene su origen en el año que le da nombre y lo creó Fernando Sintes, fundador de La Menorquina.

El Turronero, en Mahón, fue fundada en 1894 por artesanos jijonencos que hacían helados, horchata, granizados o turrón e incorporaron ensaimadas y licores en su expansión por la isla. Sus nietos y bisnietos siguen elaborando artesanalmente estos productos, salvo el turrón, que lo hace en Jijona la otra rama de la familia.

helado artesano en las Islas BalearesIBIZA

Los Valencianos, en el puerto de Eivissa, cumple 85 años elaborando productos artesanales con aires de Jijona, de donde procedían sus fundadores, y es otra de las etapas de la ruta del helado artesano en las Islas Baleares.

Viccio es una heladería italiana abierta hace seis años y sus especialidades son los helados de dulce de leche, de pistacho, de diversos chocolates o de banana split. Los de naranja, limón o sandía están hechos con productos de Ibiza y también hay propuestas veganas o sin azúcares añadidos. Entre sus visitantes ilustres, ha estado allí el mismísimo Bon Jovi.

FORMENTERA

helado artesano en las Islas BalearesLa Mukkeria, un lugar de ambiente rural en el pueblo de Sant Francesc, es depositaria de la tradición de la familia Ferrari, con cinco generaciones de dedicación a la leche y el queso. La heladería la abrió el abuelo, Domenico.

La Geckolateria, en el puerto de La Savina, elabora helados con sabor a mar o a hierbas ibicencas —entre más de cien especialidades— además de bollería y pastelería.

 

Otras rutas foodie en las islas Baleares:
· La sal: paisaje, gastronomía y turismo en Baleares
· Gastronomía en los mercadillos de Baleares
· Bicnic en Menorca: bici y picnic por el Camí de Cavalls
· Hornos de Palma: ensaimada y más
· Ruta del Llonguet, el bocadillito de Palma